domingo, 27 de enero de 2013

cuarto y mitad

 no existe ni el destino ni la fidelidad,
 sólo cuerpos que se atraen.
 sin sentir ningún apego ni, desde luego, piedad.
 uno juega, y después se destroza

No hay comentarios:

Publicar un comentario