domingo, 19 de septiembre de 2010

ooh la la


Los domingos, como los gintonics, serían perfectos sin día después. Como el amor sin bamboleos. O un ajo que no repita. O españoles que no vociferen. O el fútbol sin Kiko. Poner la lavadora sin hacer la colada. O un mundo sin despertador. O una columna de Almudena Grandes sin inquina para los que no piensan como ella. Un Madrid sin mierda por la calle. Ser rey con derecho de pernada. Gran Hermano sin Merceditas Milá. Modernos sin impostura. Telediarios con noticias. Belén Esteban sin laísmo. Franceses sin gitanos. Pigmeos haciendo alley oops en la NBA. Sin galgos ahorcados o con hijos de puta apedreados. Más sencillo, con tres millones de lereles. Mientras llegan procedo según el libro de estilo: afeitado, uniformado y camino de la perdición.


Pues eso

1 comentario:

  1. O una columna de Almudena Grandes sin inquina para los que no piensan como ella...
    jajaja

    :)

    ResponderEliminar