domingo, 5 de septiembre de 2010

sopinstant


Cuentan los antiguos como tía Matusa que antes se enganchaban al punto de cruz, Matías Prats o a la vigilia pascual. Después llegó el jaco, la Bruja Avería, torete y de postre la metadona. Hoy toca la farlopa y emederivados, Sálvame con su Jorge Javier o el blog de Popy Blasco. La RAE describe el vicio como "gusto especial o demasiado apetito de algo, que incita a usarlo frecuentemente y con exceso". Mi primer enganche, cigarros y pajillas aparte, fueron las tragaperras. Poco glamouroso pero lo que es pues es, y de cani, en Tuy, con Chico y Guerreiro y el cuartel de La Guardia Civil como fondo, era lo más. A partir de ahí, como todos, un poco de todo. Hoy, recién cumplidos los 36 atrapado estoy con la sopa Tom Yam del Ginger Boy. Los gintonics y fumar no cuentan, son como una camiseta blanca para Zara y sus muchachos, un básico. Pues eso, la razón de esta gilipollez no es otra que en el videoclub de Hortaleza sigue ocupado el disco dos de la tercera temporada de Mad Men y no se me ocurre otra cosa que hacer. Como Don Draper me suelo encontrar fuera de lugar, más si en mi grupo somos más de dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario