domingo, 16 de mayo de 2010

Un domingo cualquiera

No son las nueve y parece claro que el equipo de Pellegrini no ganará la liga de fútbol, c'est la vie que traducido al español viene a decir algo así como que el furbo es asín. Sea como fuere nada como ver corretear a unos multimillonarios en pololos sobre el prao para evitar la depre dominical con un(os) gintonic como compañía. Hay más opciones para un domingo, desde la clásica comida con la familia política hasta la siesta con la peli de A3 de fondo. Otros, osados ellos, aprovechan para llevar su coche a una gasolinera y embutidos en el chándal dedicar dos horas a pasar las aspiradora por las alfombrillas del auto y después disparar un chorro de agua contra la carrocería para el lunes conducir con los bajos aseados. Que no se diga.

Para aseada la Menestra de Sanidad que nos obsequiará a los fumadores con unas bellas y aleccionadoras imágenes en las cajetillas de lo que nos pasará a todos los pecadores del cigarro. Ya puestos estaría bien que en los capós de los coches aparecieran fotos de motoristas descuartizados, parapléjicos babeando o madres desconsoladas en el entierro de sus hijos. O que los PC's vinieran forrados con imágenes de mejutos mojomutos y las TV's con la foto de Mercedes Milá o Jorge Javier Vázquez rodeados de oligofrénicos felices. Otra idea sería que las urnas electorales estuviesen forradas con ZP y Rajoy pastoreando rebaños de ovejas lobotomizadas.

Pues eso, hay domingos y domingos con stylo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario