sábado, 16 de enero de 2010

sing sang sung

Otra sobremesa (palabro vintage donde los haya) viendo la Premier acompañado de un gintonic, el partido finalizó a los veinte minutos de empezar y no se me ocurre otra cosa que escribir algo por aquí. Problema, no tengo mucho que contar, una semana más, o menos según se mire, de trabajo. Otro viernes noche feliz como una regaliz en casa con Lady Mirinda, Charlie Jalisco, vino y deuvedé, Funny People. Película dirigida por Judd Apatow, cabeza visible de esa factoría de actores (Seth Rogen, Jona Hill...) responsables de comedias serias como Supersalidos (imprescindible McLovin), Lío Embarazoso, Pasado de vueltas, Hermanos por pelotas o Superfumados, más que dignas herederas de John Belushi, Dan Aykrod y el resto de actores de Saturday Night Live.

Aparte de eso no se me ocurre otra cosa que contar, es lo que pasa cuando lo que más te gusta hacer es no hacer nada. Menos aún ir al Zombie, hacer escalada o disertar sobre tendencias. Prefiero historias antiguas, como la de mi abuela Fina. No soy especialmente nostálgico y mi memoria flaquea demasiado para mi edad, aún así, los días como hoy, grises y anodinos, siempre me viene a la cabeza. Mi abuela, como el resto de su generación, son las grandes olvidadas de la historia oficial. Son esa generación que criaron a nuestros padres sin otra cosa que esfuerzo e ilusión después de la guerra incivil. Sin su empeño y voluntad hoy nos disfrutaríamos de esta vida cómoda y abotargada.

Fina, mi abuela, fue la primera mujer en Galicia con carnet de conducir. Era de Ferrol, su casa era el actual Parador de esa ciudad, hija de un acaudalado naviero muerto por los disparos de un anarquista que a su vez falleció a tiros por el hermano de mi abuela. Tiempos de locura, rencor y ley del talión. Tras la guerra, arruinada la familia, todo su esfuerzo se volcó en la educación de sus hijos. Y de ahí hasta aquí que salgo yo. Mi admiración hacia ella y todas las abuelas que dieron todo y más para que hoy estemos aquí, ajenos e inconscientes del significado de la palabra sufrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario