viernes, 29 de enero de 2010

My Sharona

“Ya se quien es” Me comenta entre eufórico y sigiloso Jose Miguel, un compañero de trabajo. “Quien es qué?” “El que mea fuera del urinario en el servicio” A veces dudo si trabajo en RRHH o de babysister atendiendo las desventuras vitales de mis compis. Hace unos meses Jose Miguel se acercó a mi con una queja peculiar, alguien mea fuera de tiesto. Qué hacer ante eso? Como gallego suelo optar por la táctica del si pero no, dar la razón al indignado, pasar del tema y esperar que con el paso del tiempo se olvide o el mingitador acierte con la diana. Esta vez no ha sido así y Jose Miguel me pide un plan de acción contra el indeseado que resulta ser un señor, Paco, próximo a la jubilación y por lo que se ve una próstata a punto de caducar. Bastante tiene con lo suyo, así que Jose Miguel, ya sabes, hay otros tres servicios más en nuestra planta.
Con este panorama es mejor abrir el explorer y leer la prensa, veo que ha muerto el papi de Holden Caufield y que Tinto Brass rodará la primera porno en 3D. Deberían poner butacas vibratorias y las sesiones serían un verdadero avatar. ¿Aún quedan Cines X? ¿Venden palomitas? No tiene mucho sentido que los onanistas sigan acudiendo a salas de cine en lugar de disfrutar en su casa, algún experto en parafilias seguro me aclara el por qué. Quizá sin con las gafas 3D entregan una muñeca hinchable…y deshechable of course. Otro experto podría aclarar la razón por la que la mayor parte de los escritores que hoy escriben (perdón por el pleonasmo) en los periódicos sobre la muerte de J.D. Salinger minusvaloran “El guardián entre el centeno”. Rebeldía sin causa, ilíada impúber sin gracia, la peor de sus obras. Envidia por el éxito ajeno supongo. No creo que sea un libro sobre la rebeldía, más bien, sobre la resistencia a abandonar la adolescencia para entrar en la madurez y el miedo ante la responsabilidad. Muy peterpanesco o generación X, que viene a ser la mía. Ni soy académico ni escritor ni crítico literario para meterme en honduras, capital Tegucicalpa, pero creo que es un libro que debería ser de lectura obligatoria en los institutos y no El Cantar del Mío Cid.
En fin, lo importante es que hoy es viernes, freeday, y por fin luce el sol. Toca paseo por el Retiro con mi perro, Charlie Jalisco, él buscando ardillas y yo tratando de que no las atrape. El domingo pasando casi lo consigue, el problema es que la pobre ardilla estaba rodeada de padres embelesados enseñando a sus niños el bichito y fotografiándolo, no hubiera sido muy Disney ver como un perro lo muerde y desnuca. Problema menor será decirle a Lady Mirinda que eso de ir al cine los viernes no me llama, a lo que responderá que para eso no le diga que hoy hacemos lo que ella quiera. Podía elegir salir a cenar, tomar una copa, quedarnos tumbados en casa o que se yo, hasta ir al cumple de alguno de sus amigos periodistas. No señor, Ley de Murphy, “vamos al cine”…si al menos fuese una sala X.

No hay comentarios:

Publicar un comentario