jueves, 17 de diciembre de 2009

El perro de los Baskerville

¿Quién conduce peor, hombres o mujeres? Muy fácil, los taxistas. Igual que Sherlock Holmes tiene como archienemigo a Moriarty el mío son los taxistas, en particular los de Madrid. Razones muchas y diversas: el olor a puticlub de carretera, ese no callarse ni a tiros, divisar a través del retrovisor una boca colgada de un palillo, Radio Olé, sus caras de tristes, los cubreasientos de bolas de madera, el frenazo en seco a un metro del semáforo cuando tu ya has visto el disco en rojo trescientos metros antes. Esto como usuario del “servicio”. Cuando el que conduce soy yo y veo uno de esos Skodas con la camiseta del Rayo Vallecano montando un pitote en medio de un cruce por no dejar a un cliente quince metros antes o después deseo transmutarme en piloto de la RAF y disparar la metralleta hasta abatirlo.
Si levantarse en diciembre antes de las siete de la mañana para ir a trabajar ya es desolador, enfangarte en un atasco a esas horas es motivo suficiente para disfrazarse de Michael Douglas en Un día de Furia, sacar la recortada y disparar sin remordimiento al culpable. Sentado en el coche, somnoliento aún, decides tomártelo con calma y encender la radio donde comentan que hoy hay huelga de taxis y se esperan concentraciones del gremio mafioso. En fin, radio, paciencia y un cigarro. Durante la publicidad suena un villancico y sonrío recordando a Hugh Grant en “About a boy” película basada en el libro del mismo título de Nick Hornby. El protagonista es un treintañero que no necesita, ni se lo plantea, trabajar. Su padre compuso el exitoso villancico Santa's Super Sleigh que le reporta una buena renta y su vida transcurre plácida viendo la TV, leyendo, fumando y escuchando música. Como el mismo reconoce "lo más curioso de mí es que no me dedico a nada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario