viernes, 9 de octubre de 2009

Doing the mongo. I



Obama ya es Premio Nobel de la Paz, sólo le falta ganar el concurso de mates de la NBA y leer el pregón de las fiestas de mi pueblo. Si me dieran el Oscar al mejor director sin haber hecho ninguna película me daría un poco de corte, por eso del que dirán. Teniendo en cuenta que es el presidente de un país en guerra el corte pasa a vergüenza ajena. Bien visto, que más da, Arafat también es Nobel de la Paz. La verdad es que me toca un pie. En unas horas me voy a Oporto, con el equipo A, a la despedida de Mr. T.

Las bodas y bautizos son un engorro, siempre lo mismo, igual que la misa del gallo. Las despedidas de soltero ofrecen más variantes. Pueden ser más o menos inocentes atendiendo a la cantidad de sustancias prohibidas ingeridas o señoritas de compañía contratadas; pueden celebrarse en casa o campo visitante dependiendo de la necesidad de anonimato requerida, o multitudinarias o reducidas por la misma razón…Eso si, todas comparten un objetivo común: hacer el gañán.

En este caso será en campo visitante, reducida y nada inocente. Es curioso como los perros intuyen el peligro. Al mío, Charlie Jalisco nunca se le pasó por la cabeza mover media pata de la cama cuando me levanto temprano para trabajar. Esta mañana, en cambio, perspicaz él, se pegó a mi desde que salí de la ducha con cara de “un poquito de por favor”.

2 comentarios:

  1. los perros, sabios son!

    ResponderEliminar
  2. Disfruta de Oporto.
    Yo estuve hace muchos años en concreto 25 y me gustó.
    No te fíes del marisco barato, no existe.
    Del otro marisco...no lo caté
    Otro día te hablaré de mi perra. Era como mi hija...

    ResponderEliminar