sábado, 12 de septiembre de 2009

No me grites que no te veo



Hace un par de días vi Los Abrazos Rotos y acabé con el culo partío de tanto reir. Lo que estaría muy bien si no fuese porque es una película dramática. Debo reconocer que no soy muy fan de P. Almodovar, un poco P. Tinto en versión manchegointensoartísitica. En cambio, Lady Mirinda, es seguidora fiel, así que pillé el DVD en Séptimo Arte, el videoclub de la calle Hortaleza. Y play . Por la pantalla desfilan Penélope haciendo de P, Jose Luis Gómez transformado en Jesús Frade, Rubén Ochandiano (Ray X?) transfigurado en Andresito Bruguera, el hijo de Pajares. También las televisivas Blanca Portillo y la de Aida, (¿alguien sabe como se llama?), interpretándose a sí misma, su único registro . De la Portillo pues eso, sigo conmocionado desde que la vi en Alatriste, calvo y con flequillo. Por si faltaba alguien aparecen de extras el modisto megatransgresordelamuerte Delfín, Bimba sin corteza y el resto de su troupe deluxe. De guionista, Don Pimpón.

El personaje principal, interpretado por Luis Homar, es un director de cine atormentado por la ceguera y enamorado hasta las trancas de P. Ahora prueba a cambiar ceguera por homosexualidad y que tenemos....Peeeeedro!. Como Bugs Bunny, that`s all folks.

Con el ego satisfecho de tanto arte y ensayo cambié de registro y me pasé a Watchmen. Una de superhéroes de Hollywood, ese cine comercial dirigido a simples. Cuando era más cani disfrutaba y hasta reía a diente batiente con los tebeos. El Super Humor de Bruguera con Mortadelo y Filemón (grandes los especiales sobre las olimpiadas y mundiales de fútbol o la inigualable Ofelia). Y Carpanta, Pepe Gotera o el Botones Sacarino. También Asterix, Obelix, Rantanplán en Lucky Luk o Tintín. En la edad del pavo Mafalda y sus amigos. Después Cuttlas y también el gran Leo Verdura en el Pequeño País. Al grano que me pierdo con tanto flashback. Fuera de esto, de comics cero coma cero hasta que hace unos meses leí Watchmen. Y me gustó, mucho, no sólo es de superhéroes. Mucho más que eso. Es un master en ciencia política, sección totalitarismo. Como Un Mundo Feliz, Farenheit 451 o Startship Troopers, película incomprendida por la mayoría. Watcmen, la película, está en la línea, a pesar de la dificultad de plasmar esa historia en la pantalla.

Y de postre Man on Wire, vi la carátula y no me sonaba de nada. Me llamó la atención una fecha, el 7 de agosto de 1974, es el día que aterricé en el mundo Ese mismo día, un francés, Philippe Petit, caminó sobre un cable colgado ilegalemnete entre las torres gemelas de Nueva York, los edificios más altos del mundo entonces. Es un documental que además de narrar los desafíos de semejante locura te mete de lleno en el sueños de rebeldía de guante blanco de Petit y sus cómplices. No caminó sobre el alambre, bailó y disfrutó, igual que la gente que lo observaba incrédula desde las aceras se conmovió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario